Un viaje por la historia del cine independiente

Cine independiente

El cine independiente ha sido referente para muchos artistas, directores y creadores de contenido audiovisual actual, quienes buscan en el cine una forma profunda de comunicar y de hacer arte más que una mera visión financiera.

¡Pero, vamos de a poco!

¿Qué se puede entender por cine independiente?

El cine indie tiene muchos matices que lo hacen tener denominaciones distintas con un único paradero: cine Off-Hollywood, es decir, una misma industria, pero con intereses menos comerciales que generen creaciones desligadas a las grandes productoras.

Este cine también se caracteriza por contar con un bajo presupuesto económico, poseer interés por contar historias que involucren realidades ocultas, y permitir una cierta libertad en sus creaciones.

Ahora sí, remitiéndonos a la historia: cuando el cine se convirtió en un enorme medio de comunicación de masas, Estados Unidos y Europa tuvieron conflictos de intereses, pues Europa a raíz de su contexto y cultura quiso tomar el cine por un lado más artístico y experimentar con ello una nueva forma de contar historias. Sin embargo, EEUU puso un mayor interés en las ganancias que este podría generar.

Te puede interesar: Top 10 de las mejores series de Netflix.

La industria fue tomando distintas variantes, o al menos así fue hasta los 60’s, momento en que todo empezó a decaer.

Tras el fallido intento de éxito de la cinta Cleopatra, el costo de las demás superproducciones, y las exigencias de los actores por tener mayor grado de libertad en sus actuaciones, hicieron que las grandes productoras re-analizaran el sistema implementado hasta el momento y se percataran de que algo estaba fallando.

Inicios de la conocida era del New Hollywood

Dennis Hopper y Peter Fonda fueron quienes financiaron la que es considerada como la primera cinta indie americana de la historia: Buscando mi destino (Easy Rider). Esta cinta demostró un notorio cambio en las críticas obtenidas y los distintos premios recibidos, esto les permitió a los directores y productores descubrir que sus producciones Hollywoodienses podían tener un estilo más artístico.

El disfrute de la conocida era del New Hollywood fue inaugurada con films como: Midnight Cowboy y Llueve sobre mi corazón. Seguidos por Taxi driver, Blue Velvet, American Graffiti, entre otras producciones que les permitieron a los cinéfilos disfrutar de esta nueva etapa del cine durante los siguientes 15 años.

Con el estreno de Tiburón y Star Wars La amenaza fantasma, las grandes productoras vieron la forma de volver a comercializar la industria y generar inmensas ganancias, y así fue como pusieron fin a esta era e inclinaron la industria hacia la parte netamente comercial.

¿Existió una segunda era de New Hollywood?

Tras años después Sterling Van Wagenen, Charles Gary Allison y el actor Robert Redford crearon el famoso Sundance Institute, una nueva industria cinematográfica contraria a Hollywood. Este proyecto revivió el cine independiente y además resultó dándole vida al importante Festival de Sundance.

Fue así como en 1994 Quentin Tarantino con Pulp Fiction, Frank Darabont con Cadena Perpetua, y Kevin Smith con Clerks, demostraron en el Festival de Sundance la posibilidad de mezclar el cine independiente con el comercial, dándole vida de nuevo a la industria.

Pasada la década de los noventa Hollywood compró las pequeñas productoras independientes del festival y las acabo por completo, dejando en su lugar a: Sony Pictures Classic, Focus Feature, entre otras que se han mantenido hasta el momento.

Y así, a finales de los 90’s Hollywood se volvió a unir al cine independiente, brindándonos desde entonces el cine que disfrutamos en la actualidad.

 

Redacción por: Geraldin Guevara @geriital.07

Deja un comentario