Skip to main content

Tips infalibles de fotografía de producto

Fotografía de producto

El mercado está saturado de productos que invaden cada centímetro de las pantallas de nuestros dispositivos. Las publicidades en las historias son cada vez más vibrantes. Así mismo recuerda esa maravillosa y suculenta hamburguesa que veías en la valla desde la autopista, ibas corriendo a comprarla y te llevabas la sorpresa de que la hamburguesa… No luce exactamente igual. No es ni la mitad de lo que te presentan en la imagen. Esa es la fotografía de producto.

Quien lleva tiempo en este oficio y para los nuevos, queda claro que para el cliente, el producto lo es todo. Hay excepciones cuando las marcas venden con solo mostrar el logo pero en líneas generales aún se destaca el producto por encima de cualquier cosa.

La fotografía de producto es un retrato bien iluminado, se compone por realzar los colores, la marca y las dimensiones dentro de un espacio concreto. En su mayoría el producto está despegado del fondo y si no lo está, tiene que haber una interacción con los elementos que componen la escena.

Te daremos algunos tips para que puedas hacer fotografía de producto de manera sencilla y que luzca profesional.

Fotografía de producto

Fuente: www.fotodng.com

Utiliza un fondo del mismo color de la marca, ubica el producto en primer plano y centrado. Un objetivo 50 mm es adecuado, un tiempo bajo si no deseas destacar algo en especial porque está fijo el producto y si lo requiere, tener en cuenta algún elemento que complemente, por ejemplo; arrojar frutas desde arriba y congelarlas para simular una lluvia alrededor del envase, en este caso un nuevo jugo. (Aquí, sí vas a utilizar tiempos altos. No olvides siempre incluir el trípode)

La profundidad de campo en la fotografía hará enfocar la atención sobre los detalles que hay en el producto.

Por ejemplo; Una botella de licor en primer plano y al fondo ubicas a un grupo de amigos sentados alrededor de una chimenea compartiendo. No necesitamos ver los rostros, ni conocer todo el lugar para saber que ellos comparten este momento especial con ese licor en específico. Esa botella es la mejor y la indicada. Ahí está lo que el cliente quiere transmitir de su producto.

El esquema de iluminación es sencillo, puedes incluso hacerlo en tu casa.

Una luz, puede ser la linterna del celular y filtrar con un papel para que no sea tan fuerte, dirigida desde el fondo o sea el producto en contraluz para rellenar ese espacio. La segunda luz, podría ser un rebote si utilizas una hoja blanca o un icopor, ubicada al lado derecho o izquierdo del producto dirigida hacia él para separarlo del backin y la tercera, será la luz fuerte y podemos hacerla igual con la linterna de otro teléfono, filtrada por supuesto y dirigida de frente al producto pero a una distancia más considerada del objeto a fotografíar porque no queremos que sea una luz estallada.

Incluir elementos que deben destacar las cualidades del producto, aunque pueda ser un objeto inmóvil, sin vida alguna, tiene y está sujeto a un perfil; niños, adultos, hombres, mujeres, afines…

La fotografía debe generar el sentimiento de necesidad al espectador y debe recibir la información con el objetivo de estimular el deseo de compra. En esto incluimos que el producto se vea perfecto, se aplican técnicas de maquillaje para potenciar el carácter del mismo, por ejemplo; en ocasiones se le aplica laca a la etiqueta del producto para que no refleje la luz. Los alimentos se maquillan con glucosa, pegamento, aerosoles para resaltar el color y la vivacidad. Entre muchas otras técnicas que se han ido desarrollando con el objetivo de hacer más llamativo el producto.

No existen límites cuando se trata de hacer resaltar el producto de un cliente que aspira ser de venta masiva, es el objetivo principal que tienen todos ellos, vender. En tus manos está el cómo vas a transmitir todas esas cualidades para que el consumidor se anime a salir de su casa y adquirir ese producto, más allá de ser bueno o no. Mientras la fotografía del producto sea espectacular, el trabajo estará hecho.

Autor: Iván Montoya

Deja un comentario