En el Museo de Arte Moderno de Bogotá se presentó por segunda vez la exposición “Ríos y silencios”, un compilado de los trabajos documentales de Juan Manuel Echavarría sobre la construcción de memoria de los afectados por la violencia en Colombia.

El trabajo de Echavarría consta de fotografías y cuadros elaborados por los mismos afectados del conflicto. Estas obras poseen cierta crudeza, ya que representan escenas reales cargadas de dolor y violencia, momentos traumáticos para cualquiera que los haya vivido, pero curiosamente expuestos de manera inocente como si de dibujos de niños se tratara, lo que dota de genialidad a este trabajo que ya lleva 10 años de elaboración.

La guerra que no hemos visto manifiesta la oposición a la violencia de aquellos que tuvieron que causarla, soldados del ejército y de las autodefensas, personajes obligados a callar que expresan su dolor a través del arte, un arte que funciona como escudo, ya que permite expresar situaciones que con palabras sería devastador, Un arte que sirve también como escudo o un velo para los espectadores para llevarnos a la desgracia sin sufrir sus permanentes consecuencias.

La obra no pretende solucionar problemas fuera del alcance del arte (administración de justicia, confirmación de datos etc..), pero si procura unirnos a todos al mostrarnos una visión agonista y no antagonista, atravesándonos con lo que comúnmente llamamos dolor heredado alejando más bien de lo que sería odio heredado, para entender el sufrimiento humano y desear evitarlo, sin tomar partido de ningún bando, siendo más bien colombianos a favor de la paz, pero no una paz política sino una paz real.

La exposición terminará el 31 de enero.

Escrito por: Gabriel Briceño

Deja un comentario