Para muchas personas la idea de libertad sucede en un solo lugar, encima de dos llantas y siendo empujado por un motor que desemboca a cualquier lugar del mundo. Muchas de estas, se reunieron en el motofest 2018, un espacio abierto a los amantes de la adrenalina en dos ruedas. Freestyle, pruebas en pista, motocross, stunt, carrera ¼ de milla y encuentro nacional de clubes.

Con dos días dedicados a los amantes del motociclismo no podía faltar la presencia de grupos como Ducati Street Rider, H.O.G (Harley Owners Group) y Moteros Colombia, dos marcas conocidas por el medio y un grupo que se basa en la no discriminación de tipo de moto.

Ducati Street Rider: Las Ducati llegaron a Colombia para ser vendidas en el año 2008, una marca italiana conocida por sus diseños deportivos y estilizados. El grupo tiene una historia más breve y sencilla, nace de, como ellos mismos lo dicen, un grupo de amigos enamorados de la marca y que van por Colombia dejándola en alto siempre pensando en mejorar el mercado fundada en el año 2014.

Modelos como la hypermotard 939, La Ducati Scrambler, un modelo más vintage y la deportiva y atractiva Monster con cilindrada 821 o 1200.

H.O.G (Harley Owners Group): La trayectoria de este grupo y marca es demasiado larga, en 1903 se origina la fabricación de Harleys, siendo uno de los modelos más emblemáticos del poder Americano. Al haber pertenecido a la guerra como medio de transporte para muchos soldado pudo unirse a las reuniones de veteranos y sobrevivientes. El grupo oficial H.O.G reúne a todos los seguidores de la marca internacionalmente y específicamente en Colombia fue fundada en Medellín donde actualmente se encuentra la única tienda Harley Davidson del país por decisión de Harley Davidson Estados Unidos, pues hace no más de dos meses fue cerrada la sucursal en Bogotá.

Presentaron modelos como la Fat Boy, la Fat Bob y la Iron 883.

Moteros Colombia: Muchos grupos se hacen llamar con este nombre, haciendo difícil el buscar su origen. Un grupo que ayuda en la búsqueda, la compra y el mantenimiento de motocicletas, pero que también profundiza en el rodar con amigos sin importar el tipo de moto. Desde una cualquiera de cilindrada 100 hasta una Kawasaki Z 650, no importa, solo hay que tener pasión por la libertad.

En cuanto a las disciplinas que vimos, estuvieron el freestyle y el stunt, dos prácticas diferentes pero muy marcadas en el mudo del motociclismo.

El Freestyle tiene sus comienzos en Estados Unidos, siendo una variación del motocross que consiste en lograr figuras y saltos que desafían en todo sentido la muerte. Teniendo una moto, una rampa y una gran porción de valentía es un deporte digno de ver que logra emocionar a cualquier clase de público.

El Stunt es otro deporte extremo con moto, consiste en lograr acrobacias encima de la moto, a diferencia del freestyle se hace sin rampa y usualmente en terrenos más estables.

Por otro lado tanto el moto cross como las carreras de ¼ de milla no consisten en la cantidad de puntos que se logre sino en el más veloz.

Lo que más llamaba la atención al público era la posibilidad de probar una moto en la pista del autódromo de tocancipá y aquí entra otra marca protagonista de este tipo de eventos. La cuál es Honda, patrocinadora en todas las disciplinas y haciendo presencia con sus nuevos modelos para el mercado.

Finalmente descubrimos que no importa qué te represente, una marca italiana o el águila Americana, si tienes moto grande o pequeña, lo que realmente importa es no perder esa pasión y esa energía que solo puede lograr un estado como lo es la libertad.

Escrito por: Lorena Calderón

Deja un comentario