Durante los meses de Abril y Mayo el festival de cine europeo EUROCINE se da a lugar en diferentes ciudades del país. Este año se celebra la edición No. 23.
Hace unas semanas tuve la oportunidad de ver una gran película, la cual me impacto emocionalmente. Es por esa razón que decidí escribir sobre ella.

Un hombre llamado Ove es una película de comedia negra de origen sueco, dirigida por Hannes Holm, y fue nominada al Óscar como Mejor Película Extranjera.

Esta bella historia nos pone en los pies de un hombre mayor quien, tras la muerte de su esposa, pierde su felicidad y toda motivación para vivir. Su mal humor y su visión negativa del mundo será puesta en prueba en el momento en que conoce a Parvaneh, una joven de origen persa que ocupara un lugar importante en la vida de Ove.

Esta historia es un retrato de la sociedad sueca, en donde ellos mismos buscan mostrarse como un país en donde las personas no son muy felices, un tema que ya ha sido abordado por directores como Roy Andersson (director sueco) en donde se busca hacer una critica a la sociedad y al estilo de vida que llevan.

La película cuenta con encuadres sobrios y una paleta de colores desaturada. La fotografía juega un papel muy importante en la narrativa de esta película ya que todo está pensado en función de introducir al espectador en esta atmósfera gris y tenue en la que nuestro personaje Ove habita. Se usan planos generales que reflejan la soledad del protagonista.

Esta película cuenta con un diseño iluminación que personalmente me llamó mucho la atención, ya que no busca impresionar si no que busca mostrar naturalidad sin dejar a un lado el objetivo de mostrar la soledad de una persona.

Un hombre llamado Ove es una película con un mensaje optimista. Si bien el final lo podemos deducir desde el inicio de la película, lo interesante aquí es ver como se desarrolla la historia y el mensaje que deja en cada persona. Por otro lado, es interesante analizar la forma en la que el director hace una elegante critica a la intolerancia y a su sociedad.

Por: Felipe Cuartas.

Deja un comentario