Skip to main content

¿NADA QUE HACER? ¿YA TODO ESTÁ HECHO?

By octubre 25, 2012Artículos

Leyendo sobre lo que escriben otros colegas en el ciberespacio, apareció una interesante fuente de reflexiones en el Blog de Martin Parr acerca del amado y odiado por muchos concepto del cliché. Para tener una base sólida sobre la cual sustentar este término, el “cliché” es una palabra francesa del mundo de la imprenta que define a un estereotipo, término a su vez proveniente del griego y que en resumen significa “marca sólida”.

 

Esta palabra “cliché”, al igual que estereotipo, está aceptadas en sentido negativo como una limitación del proceso creativo y que puede concretarse en frases, expresiones, acciones o ideas repetidas, usadas a tal punto que ya no aportan algo novedoso, aunque en principio lo hayan sido.

 

Así entonces, sin profundizar tanto como en la apreciación y análisis de productos audiovisuales en general por el poco espacio en este texto, en el mundo de la fotografía profesional o de aficionados, hay “clichés” o lugares comunes como en cualquier otro oficio, profesión o arte. Como quieran llamarlo. Esto es producto de puntos en los que todos coincidimos desde tiempos ancestrales y que hoy en día sucede de forma más fácil debido a la globalidad de conceptos y el hecho la investigación y conceptualización han sido abandonadas en la común actitud del artista.

 

Reflexionar en el tema nos hará ver cuán “originales” o “del montón” podemos ser. Ninguna de las dos condiciones es algo negativo en sí mismas. Lo perjudicial en esto es creer que estás en un lado de la ecuación cuando verdaderamente estás en el otro. Reconocer cualquiera de las dos nos permitirá encaminar nuestro trabajo a una nueva propuesta en términos reales o quedarnos cómodos en lo que ya se ha explorado sólo obteniendo “bonitas imágenes”.

 

Retomando entonces podemos encontrar “clichés de clichés” en el trabajo fotográfico, por usar un neologismo y haciendo una lista de ellos tendríamos:

 

La vista de águila sobre paisajes con gente. Es una tendencia que comenzó desde mediados de siglo y que se vio plasmada en un primer momento con el trabajo de fotógrafos de la escuela alemana como Andreas Gursky. En este planteamiento, el hombre se ve aislado en su propio entorno social en medio de una infinidad de elementos que forman parte de su cotidianidad.

Andreas Gursky sumerge al hombre en su sociedad

 

Los postes deformes o la ciudad inusual. Esta influencia viene de fotógrafos como Stephen Shore quienes viajando por paisajes rurales inhóspitos o poco comunes, vieron en estos parajes interesantes propuestas para fotografiar.

El trabajo de Stephen Shore influenció la mirada hacia sitios urbanos poco comunes

 

El diario personal. Una mirada para documentar temas humanos como la sexualidad, pobreza, amor, adicción, depresión y otros como lo hiciera Nan Goldin en su famoso trabajo fotográfico “Balada de la dependencia sexual” y que tienen un matiz tanto biográfico como de denuncia y reflexión.

Nan Goldin contiene temas profundos del ser humano en su trabajo fotográfico como documental y denuncia al tiempo

 

La mirada nostálgica. Muchos fotógrafos han desarrollado trabajos seducidos por el aura de nostalgia que emana de lugares abandonados como fábricas, clubes, e instituciones de cualquier especie, sobre todo si pertenecen a épocas, culturas o paisajes que están extintos.

andonados-1-300×201.jpg» alt=»La mirada nostálgica a lugares abandonados siempre ha seducido a fotógrafos» width=»300″ height=»201″ />

 

El poderoso escenario excéntrico. No podemos negar el atractivo hacia planteamientos de escena muy particulares, extraños o raros. Sin embargo, no es algo novedoso. Podemos mirar trabajos como el de Olaf Martens para darnos una idea.

Olaf Martens nos presenta imágenes que siempre nos atraerán más que el plano de la fachada de un museo

 

 

La calle. La fotografía de calle ha evolucionado en muchos aspectos, en otros no tanto. Sin embargo, no cabe duda que se ha hecho más difícil en los últimos años debido a ataques terroristas o el trabajo de paparazzis.

Felix Lupa tiene un interesante trabajo como fotógrafo de calle
El grano en blanco y negro. Muchos consideran a Daido Moriyama como el padrino de esta tendencia, con fuertes contrastes, sobreexposiciones y desenfoques como producto de un lenguaje visual que fue radical en su época y que aún permanece en el interés de muchos.


La riqueza de la noche a la mañana. Pensar en esta propuesta es pensar en Tina Barney y su trabajo con amigos cercanos a quienes retrató en mediano o gran formato con una mirada al interior de la burbuja de lujos que los acogía.

La fotografía poética. Es una tendencia muy arriesgada, pues se necesita realmente estilo para llevarla adelante. Sus raíces pueden verse en imágenes como las de Eggleston and Rinko Kawauchi.

Tipología moderna. Un paisaje fotográfico industrial con fondos casi blancos en su totalidad y en blanco y negro como aspectos de raíz. Puedes apreciar esta influencia en el trabajo de Bernard y Hilla Becher y su escuela de fotografía.

Escenarios preparados. Tal vez viene de la influencia del punto 5, pero como consecuencia de la cada vez más difícil condición de controlar el ambiente y las personas en nuestra fotografía. El armar toda una escena para las fotos ha incrementado su popularidad y quizá quien le ha dado más empuje sea el fotógrafo Gregory Crewdson.

El retrato formal. Entre tantas fotografías sonriendo, se ha revivido la formalidad en el retrato, donde el trípode y la neutralidad en la expresión forman parte fundamental del equipo para trabajos como el de Reneke Dijsktra y Thomas Ruff.

El paisaje amplio. Las cámaras panorámicas han potenciado esta tendencia donde un punto de vista con amplitud es la orden del día.

 

Estas tendencias son algunas de las que podemos ver en miles de trabajos fotográficos. Puede haber combinación de ellas, pero se requiere de un trabajo dedicado para encontrar algo que no encaje en estos parámetros aún en pequeña medida. Sin tomar esto como crítica, sino como un punto de partida para reflexionar acerca del contenido de nuestras imágenes, podemos hacer de estos clichés una información a nuestro favor.

 

Deja un comentario