Al igual que los demás productos de la familia “Fujifilm X”, esta cámara combina un estilo tradicional con tecnología de última generación. Los aspectos más innovadores se encuentran en el proceso de captura de imágenes en movimiento.

La Fujifilm X–A5 comparte con su antecesora, la Fujifilm X-A3, el estilo retro y versátil que otorga el cuerpo de aluminio y los detalles de cuero; la pantalla LCD táctil, con un mecanismo de deslizamiento e inclinación de 180 ° para tomar selfies; el modo macro, el cual capta objetos a una distancia de 5 cm del objetivo; entre otras funciones que permiten una reproducción optima de colores y tonos de piel cálidos y precisos.

Adicionalmente, hay algunos aspectos que han mejorado, como la sensibilidad ISO que ahora llega a 12800; el procesamiento de imágenes es hasta 1,5 veces más rápido; enfoca al doble de velocidad que los modelos anteriores; y se han añadido nuevos filtros avanzados denominados Antiniebla y Arte HDR, según Fujifilm.

Por otra parte, la tecnología Bluetooth de bajo consumo, así como una batería con duración ampliada de hasta 450 fotos por carga, son algunas de las nuevas tecnologías que incorpora la cámara sin espejo de objetivos intercambiables.

Pero, uno de los aspectos que más innovaciones trae es, sin lugar a duda, la captura de video. La Fujifilm X-A5 puede reproducir las películas en cámara lenta, tiene un disparo continuo de alta velocidad y alta resolución de 15 fotogramas por segundo (fps), puede capturar películas 4k, y el modo Multi Focus compone imágenes múltiples para generar una fotografía nítida con una gran profundidad de campo.

La cámara se presenta en los colores plateado, marrón y rosa.

Escrito por: Diego Lagos Penagos

Deja un comentario