La fotografia bajo la lluvia: Algo Mágico.

By mayo 3, 2013 Artículos

Me imagino que alguna vez te ha tocado caminar bajo la lluvia… Cierto? Por lo general observamos que a nuestro alrededor pueden ocurrir escenas que valen la pena recordar, pero mejor aun si tienes una cámara y puedes inmortalizar ese momento y hasta puedes utilizarlo para algún proyecto que tengas en mente y no lo haces. Mira que lindo es capturar esos momentos. Ver Imagenes AQUI

Algunas de las mejores fotos de la historia se realizan  bajo una fuerte lluvia. Un intenso chaparrón o la llovizna más ligera nos pueden ofrecer bonitas imágenes que pasarán de largo si no sabemos los trucos para captarlas.

El cielo se nubla, los rayos del sol desaparecen y en un abrir y cerrar los ojos, comienza el diluvio universal. Aunque parezca una locura, la lluvia ofrece la oportunidad de realizar espectaculares fotografías, tanto por las inusuales condiciones lumínicas como por el medio que lo rodea, con formas, colores y contrastes fuera de lo normal.

Lo primero que se debe hacer es proteger bien la cámara para evitar desagradables sorpresas, ya no sólo en las fotografías, sino en el propio equipo fotográfico. Un paraguas es una buena opción, aunque se pierde capacidad de control de la cámara, al tener una de las manos ocupada. En caso de necesitar las dos manos existen fundas antilluvia o incluso la posibilidad de fabricar una de manera casera.

A nivel técnico no existen grandes secretos para realizar buenas fotografías  en días lluviosos. En principio, la mejor opción es conseguir que entre la mayor cantidad de luz en la cámara, siendo conveniente aumentar la sensibilidad (ISO) y abrir el diafragma al máximo.

En realidad no se trata de una regla fija, sino que dependerá en gran manera del efecto que queramos crear. Si lo que deseamos es captar las gotas perfectamente perfiladas como si estuvieran flotando en el aire, bastará con realizar la fotografía a velocidades de apertura altas, mientras que, si lo que perseguimos es capturar el movimiento de las gotas de agua , deberemos elegir velocidades de apertura lentas.

Lo más importante para realizar buenas fotografías cuando llueve es tener buen ojo fotográfico, es decir, saber aprovechar todo lo que nos ofrece el agua: charcos sobre el pavimento, siluetas de la gente y sus paraguas, gotas en los cristales, reflejos de las luces, el cielo borrascoso, arco iris, etc. Las ciudades suelen ofrecer el marco perfecto para este tipo de fotografías pues generan situaciones inusuales como salpicaduras de los coches, enfados de los viandantes o preciosos contraluces.

La lluvia aporta un toque melancólico a las ciudades. Para acentuar estas emociones fotográficas es recomendable utilizar los modos blanco y negro o sepia que ofrecen las cámaras.

La gente habilidosa puede llegar a crear lluvia con photoshop, aunque el resultado rara vez supera lo captado directamente con la cámara.

Fuente: GEO UNA VISION AL MUNDO

 

Deja un comentario