Si eres una de esas personas que te encanta llevar el móvil, la Power Bank para cargarlo por si hay un imprevisto, y de paso llevarte un palito selfie para sacarte una foto para el Instagram, no te puede faltar la Fujifilm Instax Share SP-3 SQ para completar el pack, una impresora portátil compatible con dispositivos Android e iOS donde solo tenemos que tener instalada la aplicación Fujifilm Share para comenzar a imprimir nuestras fotografías.

El diseño de la impresora instax Share SP-3 apuesta por una apariencia más agresiva, rompiendo así con la línea anterior más clásica; los ángulos asimétricos rompen el clasicismo de las líneas rectas o redondeadas de los dos primeros modelos Share SP.

Disponible en los colores blanco y chocolate, se ha perdido el color dorado de las versiones SP-1 y SP-2.  La instax Share SP-3 ofrece las mismas conexiones que las versiones anteriores, así como el clásico manejo extremadamente sencillo de los modelos SP-1 y SP-2.

Se mantiene la batería NP-50 como fuente de alimentación de la impresora, lo que facilita unas 160 fotografías por recarga y convierte a la Instax Share SP-3 en un dispositivo 100% móvil, que podemos llevar con nosotros de viaje a cualquier parte del mundo que disponga de electricidad. La carga se realiza mediante un cable mini USB y para tal tarea yo utilizo el mismo con el que cargo mi Smartphone. El mayor tamaño de impresión de la película instax Square llega en un formato muy clásico a partir de los 40-50 del siglo anterior, donde las cámaras TLR (Twin Lens Reflex) Rolleiflex, Mamiya C330 o Yashica 124G se convirtieron en una alternativa asequible y de dimensiones más compactas que las Hasselblad de película de formato 120, mucho más caras, grandes y pesadas.

El formato cuadrado abre una nueva forma de expresión fotográfica y amplía la creatividad. Para utilizar la impresora Instax Share SP-3 es necesario descargar (o actualizar) la nueva app instax SHARE, disponible para iOS y Android. Incorpora nuevas prestaciones, como una mayor capacidad de edición de las imágenes. No debemos olvidar que el formato –al utilizar la película Square– es ahora cuadrado, motivo por el que recomiendo editar siempre las fotografías antes de imprimirlas.

El usuario de la Instax Share SP-3 podrá re encuadrar y ampliar la fotografía original. Es interesante señalar que es posible seguir editando la fotografía una vez se ha aplicado un filtro. Lo interesante es que la app Instax SHARE facilite modificar brillo, contraste y saturación.

Al igual que en sus predecesoras, la calidad de impresión de la instax Share SP-3 es elevada, gracias a imprimir sobre película fotográfica instax. Tanto el color, como el contraste y el detalle se conservan de manera muy fiel al original, ofreciendo –además– un acabado brillo más lustroso que el papel fotográfico de impresora. Por otra parte, la durabilidad de las fotografías impresas es muy larga, pues éstas se imprimen –al igual que las fotografías realizadas con cámaras instax– directamente sobre el plástico de la emulsión y no sobre papel.

La impresora instax SP-3 es la evolución del formato de la película instax mini al instax Square. El mayor tamaño de las fotografías era la principal demanda de los usuarios de las impresoras instax Share. Un diseño más arriesgado, el formato cuadrado de las fotografías, la elevada calidad de impresión, una app con nuevas prestaciones y la facilidad de manejo son las principales señas de identidad de una de las impresoras portátiles más interesantes del mercado.

La nueva app instax SHARE no ofrece –de momento– los filtros de la cámara instax SQ-10, pues incorpora los clásicos filtros ya conocidos en las versiones anteriores SP-1 y SP-2. Pienso que el lanzamiento de la instax Share SP-3 hubiera sido el momento adecuado para mostrar el potencial creativo de la SQ-10 a miles de usuarios que no utilizan cámaras de película instantánea, pues las asocian a imágenes aburridas y carentes de calidad fotográfica. La calidad de impresión es buena, especialmente si se parte de originales de alta calidad. La reproducción tonal es buena, pero en gradaciones suaves como la del cielo en un amanecer de puede apreciar una representación errónea de las zonas más críticas del color y la iluminación. Sin embargo, no debemos olvidar que la instax Share SP-3 es una impresora de uso doméstico, portátil, con una excelente relación calidad-precio y que imprime sobre –en mi opinión– uno de los mejores soportes disponibles en el mercado.

Escrito: por Daniel Romero

Deja un comentario