El consumo de series se ha posicionado como uno de los pasatiempos más populares de la última década. Es común que en los círculos sociales de cualquier persona a menudo se mencionen títulos como Game of Thrones o House of Cards, pero ¿qué hace una serie tan popular y quiénes están detrás de todas ellas?

Partiendo del concepto básico de “serie” en diferencia al cine o a una telenovela, contamos con las diferencias de duración y narración. Su definición es, conjunto de cosas relacionadas entre sí o con ciertas características comunes que están o se suceden unas a otras siguiendo un orden. Podríamos decir entonces que en una serie se mantiene la línea aristotélica de las historias que ha sido núcleo de la dramaturgia, literatura, cine y televisión; llevando una secuencia entre inicio, nudo y desenlace; situación, conflicto y solución.

Sabemos que la televisión ha perdido credibilidad al poner por encima de lo que se cuenta, a la publicidad. Trayendo consecuencias tales como que el espectador prefiera sacar su tableta, celular o computador y disfrutar de historias mejor realizadas y muchas veces, mejor contadas.

Todo comienza con el guión que es y será durante todo el proceso de trabajo un esqueleto y base de lo que se va a realizar. Pues existe en el guión una artesanía y una técnica que es todo un arte.

La serie y el cine comparten una clara similitud en un concepto que muchos productores de televisión han olvidado, se trata de la “estilización” que prevalece en todas las ramas del arte y que puede ser la herramienta más importante para que un proyecto tenga éxito. La estilización es una transformación estética de la realidad que funciona en términos dramatúrgicos.

La regla más importante en el mercado audiovisual es que todo lo que pase está en función de la historia; los diálogos, las acciones, los decorados, el estilo fotográfico, el vestuario, el maquillaje; todo está en función del estilo de la historia que estamos contando. Es la historia la que nos determina una estilización y no la estilización determina la historia.

Con este concepto la meta es clara, una historia bien realizada. Los productores son al igual que muchos otros integrantes piezas claves. Son los encargados de organizar todo el proyecto desde lo económico hasta el resultado final. Es indispensable que un productor tenga olfato y no se deje asustar ante proyectos nuevos. Un ejemplo claro es Stranger Things, serie con una premisa que fue difícil de vender, pero que se logró gracias a la buena gestión de producción y al instinto de Netflix.

Stranger Things

Este es el ejemplo perfecto de que a veces, invertir a ideas nuevas y extrañas puede ser la mejor decisión que se pueda tomar, y más, cuando del mercado audiovisual se trata.

Por otro lado tenemos los directores, los artistas creativos del concepto en general. Siempre, cuando en círculos artísticos se trata el tema, se ha dicho que el teatro es arte de actor, mientras que el cine, arte de director. Al ser el seriado similar al cine podría decirse que los responsables directos de que funcionen o no, son los directores.

Finalmente los que presentan su rostro ante los espectadores son los actores, sin ellos el director tendría que esforzarse incluso el doble o triple.

Actores como Cillian Murphy de Peaky Blinders, Winona Ryder de Stranger Things o Peter Dinklage de Game of thrones son algunos de los destacados entre todas las series existentes, personajes en los que recae la emoción y la tarea de emocionar al público. Logran cumplir esta meta y muchas veces superarla.

Estos son algunos de los engranes que conforman el enorme reloj que llega a ser una serie, y gracias a los cuales las series actuales son un éxito masivo.

A continuación una pequeña lista de las series más sonadas por los últimos días:

– Dark (2017): Producida por Netflix, creada por Baran Bo Odar y Jantje Frensie, dirigida por Nikolaus Summerer y protagonizada por Louis Hofmann y Oliver Massuci. Narra una serie de conflictos y consecuencias que solo pueden lograr los viajes en el tiempo y el afán de los protagonistas por entenderlo.

-Peaky Blinders (2013-2019), producida por la BBC, creada por Steven Knight y protagonizada por Cillian Murphy. Para los fanáticos de la mafia esta es la serie perfecta, la sorprendente actuación de Cillian la eleva a expectativas que solo habíamos conocido en una película de esta temática “el padrino”.

-Stranger Things (2016), producida por Netflix, escrita y dirigida por los hermanos Matt y Ross Duffer, protagonizada por Winona Ryder, David Harbour, Finn Wolfhard entre otros. Una serie dedicada a los inadaptados del mundo, un grupo de niños que investiga la desaparición de uno de sus mejores amigos y el resto se cuenta solo.

-Sons of Anarchy (2008-2014) una historia para todos los amantes de las motos, pandillas, armas, familia y toda clase de acción. Producida, creada por Kurt Sutter y protagonizada por Charlie Hunnam, Katey Sagal y Ron Perlman.

-The Walking Dead (2010) Basada en un cómic, esta serie es creada y producida por Robert Kirkman y Frank Darabont, protagonizada por Andrew Lincoln. Una historia en la que un policía despierta luego de un accidente para darse cuenta que el mundo en donde vive ahora es un post-apocalíptico atribuido a los zombies 

-Game of Thrones (2011) La serie perfecta para quienes gustan de tramas ambientadas en el medioevo. Creada por David Benioff y D.B Weiss para la cadena HBO. Protagonizada por Sean Bean, Mark Addy y la excelente actuación de Peter Dinklage.

¿Han visto alguna de estas series? ¿Crees que faltó alguna?

Escrito por: Lorena Calderón

Deja un comentario