Skip to main content

El primer paisaje de Bogotá

El primer paisaje de Bogotá al llegar en un avión son los hermosos cerros de oriente, donde se puede avistar claramente un templo en su cumbre, mismo que destaca por su blancura. Así reconocemos inmediatamente que estamos viendo el cerro Monserrate, lugar que se ha convertido en un sitio muy importante para la ciudad, siendo este uno de los puntos referenciales por excelencia de la capital.

Una vista impresionante

Desde: Civico.com

Cientos de personas llegan a diario a este sitio, conocido por ser uno de los lugares de peregrinación favoritos de los locales y turistas. Ofrece las mejores vistas panorámicas de la ciudad y goza de una relajante naturaleza que nos transporta a un ambiente diferente a la zona urbana de Bogotá.

Es normal sentir más frío aquí que en otro lado de la ciudad (que de por sí es muy friolenta), por lo que lo mejor será asistir con ropa bastante abrigada y disfrutar de un delicioso chocolate con queso con una almojábana.

También te puede interesar: historia de Bogotá

El primer paisaje de Bogotá queda cerca al centro histórico de la ciudad y tiene la posibilidad de subir a pie (hay que considerar que son 1605 escalones, por lo que no es una subida sencilla). Sin embargo, también hay servicio de teleférico y de funicular tanto para subir como para bajar.

Es común que los deportistas madruguen para hacer ejercicio en este lugar, la subida y bajada continua hace mucho bien para quien se lo proponga. También muchas personas suben de noche para disfrutar de la espectacular vista nocturna de Bogotá y cenar en alguno de los restaurantes que se encuentran en el primer paisaje de Bogotá.

Uno de sus mayores atractivos es la Basílica Santuario del Señor Caído de Monserrate, misma que guarda dentro de su estructura una talla del Señor Caído, cuya creación data del siglo XVI. A esta reliquia se le atribuye un poder curativo increíble.

Un lugar ideal para ir los domingos

Gracias a esta devoción al Señor Caído, los domingos esta área es muy transitada, así como la época de Semana Santa.

Aquellos 1605 escalones representan 2350 metros irregulares, así que es de suma importancia llevar algo para hidratarse durante el desafío y estar muy atento de todas las precauciones señaladas en el lugar (conservar la derecha y no desviarse son las más importantes).

Su teleférico empezó su construcción el 13 de agosto de 1953 y tiene un recorrido aproximado de 4 minutos para llegar a la cima, misma que cuenta con una capacidad máxima para 40 pasajeros.

Acaso el funicular se construyó desde el año 1926 y permite admirar un increíble paisaje andino en conjunto con el sonido de las aves residentes de la zona boscosa.

Autor: Sebastián Gutiérrez.

Desde: Pinterest

Deja un comentario