La renuncia del empresario se produce un mes después del escándalo de la fuga de datos a Cambridge Analytica.

Los problemas de Facebook con el escándalo de Cambridge Analytica han llegado a WhatsApp, ya que Jan Koum, fundador y CEO de la famosa aplicación de mensajería, está anunciando su renuncia a la compañía de Mark Zuckerberg. Esto significa que WhatsApp se queda oficialmente sin sus dos fundadores y pasa por completo a manos de Zuckerberg.

A través de una publicación en Facebook, Jan Koum anunció su partida sin dar razones creíbles, argumentando que ocupará su atención en la “afición en las rarezas de los Porsche refrigerados por aire”. No obstante, fuentes cercanas a Koum hablan de fuertes enfrentamientos con Zuckerberg por debilitar la encriptación de WhatsApp y poder usar los datos de los usuarios para temas comerciales.

Según el Washington Post, personas familiarizadas con las discusiones, Zuckerberg habría planteado un cambio de estrategia a Koum para WhatsApp, el cual contemplaba eliminar la independencia del servicio para pasar a formar parte de los datos cruzados entre las plataformas de Facebook, es decir, Messenger, Instagram y la misma red social.

Lo anterior requería una disminución en el cifrado de WhatsApp, lo que daría acceso a los datos de los usuarios y a sus conversaciones, las cuales serían usadas para mejorar los otros servicios de Facebook, como la publicidad.

Ante esto, Koum se habría opuesto rotundamente a los cambios. Pero, al parecer, la presión obligó al cofundador de la empresa a renunciar. Durante los últimos meses, Koum habría informado a los ejecutivos de Facebook y WhatsApp su decisión, y durante las últimas semanas se la habría visto en contadas ocasiones por las oficinas de la compañía.

El escándalo de Cambridge Analytica

Esta increíble historia se enmarca en un escándalo aun mayor sobre el uso indebido de la información de los usuarios.

El debate sobre las políticas de privacidad y el uso de la información comienza cuando Christopher Wylie, científico de datos de 28 años, confiesa que la empresa para la que trabajaba, Cambridge Analytica, obtuvo más de 50 millones de perfiles de Facebook para configurar perfiles psicológicos que luego serían vitales en el diseño de campañas políticas, permitiendo la creación de mensajes específicamente diseñados para ciertas audiencias.

Después de un tiempo en el que la compañía no se comunicó con respecto a la situación, Zuckerber admitió la responsabilidad que tiene como líder de Facebook, incluso tuvo que acudir a la Cámara de representantes del Congreso de EE UU por el caso de la filtración masiva de datos personales de millones de usuarios ya que supuestamente se interfirió en el resultado de las elecciones estadounidenses que llevaron al polémico magnate Donald Trump a la presidencia en 2016.

Luego, las políticas de privacidad y uso de datos de los usuarios de la plataforma se modificaron. Adjunto a estos ajustes se notificó a los usuarios sobre quienes fueron los afectados por la venta de la información, elevándose la cifra de usuarios afectados a 87 millones.

Brian Acton, el otro fundador de WhatsApp

Hay que recordar que Jan Koum y Brian Acton fueron grandes defensores de la privacidad. Decían que recopilaban la menor cantidad de datos posibles de sus usuarios y siempre mostraron su desacuerdo ante la sed de datos de Facebook.

Después de que Facebook adquiriera WhatsApp por 19.000 millones de dólares en 2014, Koum y Acton dijeron que Facebook les había asegurado que WhatsApp seguiría siendo un servicio independiente y no compartiría sus datos con Facebook.

Brian Acton, el otro fundador de WhatsApp, dejó la compañía en septiembre de 2017 tras descubrir que Facebook había permitido a terceros manipular mal la información de sus usuarios, de ahí que se creara el cifrado de extremo a extremo.

Después de su salida, Acton se había mantenido al margen de lo que pasaba en la compañía. Sin embargo, con el escándalo de Cambridge Analytica, fue de los principales impulsores del #DeleteFacebook.

Por: Diego Lagos Penagos.

Deja un comentario