Entrar a esta exposición es, a simple vista, más parecida a una atracción temática que a una exposición típica de museo; una pantalla típica de un cuarto de vigilancia con grabaciones en vivo de “cierto grupo de amigos” jugando cartas sobre la  mesa y una maquina tragamonedas muy particular nos dan la bienvenida a la habitación gris, hogar de peculiares sujetos que sonríen como si estuvieran vivos, estos (Gaitán, John F Kennedy, El Che…)  se encuentran, al mismo tiempo, en la mesa del centro y en la esquina dentro de sus tumbas.

José Alejandro Restrepo, autor de la exposición, nos invita a reflexionar la idea convencional de la muerte en palabras del autor: “Disciplinado como un cadáver quiere decir: yo obedezco a mis superiores ciegamente, calladamente. En términos milicianos se habla de obediencia debida o actos de servicio, asuntos que no se cuestionan; son una orden y las órdenes se cumplen. Punto”

La indisciplina es lo propio de muchos cadáveres egregios.  Los cadáveres se inhuman, se exhuman, se vuelven a inhumar, se vuelven a exhumar, son objeto de todo tipo de tráfico, de comercio legal e ilegal, son objeto de culto, son fetichismo y objeto de magia.

Restrepo Nació en París, Francia (1959). Empezó estudiando medicina, pero en 1981 se cambia a la Facultad de Artes en la Universidad Nacional de Bogotá. De 1982 a 1985 continuó sus estudios en la Ecole des Beaux Arts in París, ciudad donde tenía contacto personal con pensadores como Deleuze y Foucault, por cuyos planteamientos se interesa.

Trabaja en video-arte desde 1987. Desde 1988 se convierte en el pionero de esta técnica en Colombia.

Actualmente vive y trabaja en Bogotá, Colombia. Su campo de acción abarca vídeos mono-canal, vídeo-performance y vídeo-instalación. Su actividad incluye la investigación y la docencia. Su trabajo es uno de los más consolidados en el arte contemporáneo nacional. Exhibe regularmente en Europa, América Latina y Estados Unidos.

La entrada es gratuita y hay recorrido guiado de 2:30 a 3:30pm de Lunes a Sábado en el MAMU.

Deja un comentario