Composición fotográfica: La regla de los Tercios

By noviembre 21, 2013 Tutoriales

 La regla de los Tercios

La regla de los tercios es una poderosa técnica de composición para la toma de fotos más interesantes y dinámicas. También es -quizás- una de las técnicas más conocidas que todo fotógrafo profesional o aficionado necesita conocer ya sea para cumplirla como para romperla caprichosamente.

tercios

Este artículo utiliza ejemplos para demostrar el porqué de la regla de composición de las obras, cuándo se puede romper la regla, y cómo sacar el máximo partido de ella para mejorar tu fotografía de paisajes o retratos para que saques el mayor partido posible de tus fotos viajeras.

La regla de los tercios en una imagen es más agradable cuando sus temas o regiones están compuestas a lo largo de las líneas imaginarias que dividen la imagen en tres partes – tanto vertical como horizontalmente:

regla de tercios
En realidad, es bastante sorprendente que una regla tan aparentemente matemática se pueda aplicar a algo tan variado y subjetivo, como una fotografía. Pero funciona, y sorprendentemente bien. La regla de los tercios consiste en crear la estética usando ventajas y desventajas. Con frecuencia, crea un sentido de equilibrio – sin que la imagen parezca demasiado estática – y un sentido de la complejidad – sin que la imagen tenga un aspecto demasiado ocupado.

Ok, tal vez no puedes ver su utilidad por ahora – pero el ejemplo de la foto es simple y geométrico. ¿Cómo funciona la “regla de los tercios” con temas más abstractos.

¿Significa esto que necesitas preocuparse por alinear perfectamente todo con los tercios de una imagen? No necesariamente – es sólo una guía aproximada. Lo que por lo general es más importante es que el sujeto principal o de la región no siempre se encuentre en el medio directo de la fotografía. En las fotos de paisajes, esto normalmente significa que el horizonte se alinea con la parte superior o en el tercio inferior de la imagen. Para los sujetos, esto normalmente significa fotografiar a uno y otro lado de la foto. Esto puede hacer que las composiciones del paisaje sean mucho más dinámicas y dan a los sujetos un sentido de dirección.

Un principio central de la regla de los tercios es que no es ideal para colocar un objeto en el centro de una fotografía. Del mismo modo, hay muchas otras situaciones en que sería mejor hacer caso omiso de la regla de los tercios.

Es importante preguntarse: ¿qué tiene de especial este tema, y ​​qué es lo que quiero enfatizar? ¿Qué estado de ánimo es lo que quiero transmitir? Si la regla de los tercios te ayuda a conseguir cualquiera de estos objetivos, necesitas usarla. Si no, déjala en el camino de tu composición.

Tomado de:  www.fotografia.com

 

One Comment

Deja un comentario